22 may. 2013

CUPCAKES DE PLÁTANO



Después de demasiados días de inactividad (reposteril claro), ayer no pude desaprovechar la oportunidad de hornear unos deliciosos cupcakes de plátano. La verdad es que es la segunda vez que los hago y me parecen tan deliciosos que se han convertido en uno de mis favoritos.


La receta que sigo es la del libro de Alma, aunque el frosting lo adapto a mi manera ya que usar fruta fresca en el frosting no me acaba de convencer por varios motivos que ya os expliqué en la receta de los cupcakes de fresa.

Vamos con la receta. Comenzaremos por el bizcocho.

INGREDIENTES:

  • 120 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 180 gr. de azúcar blanco 
  • 3 huevos tamaño M 
  • 230 gr. de harina (yo uso la de repostería) 
  • 2 tsp (cucharadita) de levadura 
  • 120 ml de leche semidesnatada 
  • 1 tsp (cucharadita) de extracto o esencia de vainilla 
  • 2 plátanos medianos maduros 
 

ELABORACIÓN: 

Precalentamos el horno a unos 170ºC y preparamos la bandeja para los cupcakes. Tamizamos la harina con la levadura y lo reservamos.

Batimos en un bol la mantequilla y el azúcar hasta que estén totalmente integrados. Vamos añadiendo los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen a la mezcla. Agregamos la mitad de la harina tamizada y batimos a velocidad baja y con movimientos circulares si usáis una batidora de mano para que la masa tenga aire y no se apelmacen los cupcakes al hornearlos. Añadimos la leche y el extracto de vainilla y seguimos batiendo. Acabamos de incorporar el resto de la harina y seguimos batiendo hasta que la mezcla sea homogénea. Trituramos los plátanos y los añadimos a la masa, lo mezclamos todo bien y repartimos la masa en las cápsulas.


Horneamos unos 20-25 minutos, ya sabéis que dependerá del tipo de horno, o hasta que los pinchemos con un palillo y éste salga limpio. ¡No abráis el horno hasta que no hayan pasado por lo menos 15 minutos si no queréis que se os bajen!


Mientras vamos a preparar el frosting a mi manera, que no es otro que una adaptación del de crema de queso.

INGREDIENTES:
  • 120 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 300 gr. de icin sugar (o azúcar glasé) 
  • 125 gr. de queso de untar (yo uso Philadelphia) 
  • 1 tbsp (cucharada) de leche semidesnatada 
  • 1 tsp (cucharadita) de aroma natural de plátano 
  • Colorante amarillo (yo uso Wilton) 
ELABORACIÓN: 

Tamizamos el azúcar y lo batimos con la mantequilla y la leche. Yo empiezo a una velocidad media-baja para que no se llene la cocina de azúcar y la voy subiendo hasta que los ingredientes están totalmente integrados como veis en las fotos. A continuación añadimos el queso, que tiene que estar frío y volvemos a batir a velocidad alta (cuanto más batamos más consistencia tendrá). Finalmente añadimos el aroma de plátano y una gotita de colorante para darle el toque amarillo al frosting. Yo uso un aroma natural de plátano de la marca LorArnn que no lleva añadidos ni colorantes artificiales. Al ser natural, no son tan potentes como los aromas concentrados, así que si queremos algo más de potencia en el sabor le tendríamos que echar algo más de lo que yo le hecho (va a gustos así que como siempre recomiendo hay que experimentar hasta encontrar el punto a las recetas). Con el colorante tenéis que tener cuidado ya que aunque parezca que una gota es poco, veréis que tiñen una barbaridad. Siempre es recomendable empezar con poca cantidad e ir añadiendo que no pasarnos y que nos salga un frosting amarillo canario en lugar del color plátano que le queremos dar.

 

Como siempre dejaremos nuestros cupcakes unos 5 minutos (o menos) en el molde y los pasaremos a una rejilla para que se enfríen totalmente. Hasta que no estén fríos no los podremos decorar. Mientras tanto tendremos el frosting en la nevera.

Para decorarlos, en esta ocasión, aparte de utilizar la boquilla 1M de Wilton, utilicé también una de boca redonda, así que preparé dos mangas.


Como veis son dos formas diferentes, las que suelo utilizar últimamente, preciosa para mi gusto, y la otra más graciosa y divertida con el rulo en el cupcake. Para darles el toque final podéis poner plátano deshidratado o alguna golosina en forma de plátano y… ¡voilà!


Como todos los cupcakes de fruta que he probado, están muy jugosos y su sabor es impresionante… ¿se nota que me encanta el plátano?



Espero que os animéis a hacerlos y ya me contaréis.

Por cierto, al llevar el frosting de queso, es recomendable que estos cupcakes los conservéis en la nevera y los saquéis un ratito antes de comerlos para que se atemperen.

Salut!

2 comentarios: