21 abr. 2013

CUPCAKES DE FRESA



¡Aquí están! No podía esperar más a hacerlos… y menos teniendo fresas en la nevera esperando a ser disfrutadas… así que ayer sábado era el día perfecto... bueno, cualquier día es perfecto ¿no?


Aunque estos son los primeros cupcakes que aparecen en el blog, no son los primeros que hago. Me estrené con unos cupcakes de Coca-cola al poco de tener el libro de Alma. El resultado no fue del todo satisfactorio. Aunque el bizcocho estaba bueno, el frosting fue un fracaso. Tampoco tenía en mente abrir un blog por lo que no guardé ninguna foto. El segundo intento fue con unos de plátano… y estos sí que quedaron deliciosos y tengo pendiente subir el post correspondiente.

Pero vamos con estos cupcakes de fresa (que seguro que repito antes de que acabe la temporada) receta de Alma pero con un frosting diferente, y es que como ya he comentado alguna vez, no me gusta el frosting básico de mantequilla, por lo que lo he cambiado por el de queso que me parece mucho más suave… pero con un toque diferente para la ocasión.

Para el bizcocho, estos son los INGREDIENTES:

  • 120 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 200 gr. de azúcar blanco 
  • 3 huevos (yo uso tamaño M) 
  • 200 gr. de harina (yo uso de repostería) 
  • 1 y ½ tsp (cucharadita) de levadura 
  • 120 ml de leche semidesnatada 
  • 1 tsp de extracto de vainilla 
  • 200 gr. de fresas



 PREPARACIÓN: 


En primer lugar precalentamos el horno a unos 170-180ºC. Preparamos la bandeja para los cupcakes, trituramos las fresas y las reservamos. Tamizamos la harina y la levadura y también las reservamos.

En otro bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren totalmente y nos quede una mezcla homogénea. Después de mis anteriores batallas con este paso (sobretodo antes de tener la batidora de dos varillas) opto siempre por trabajar primero la mantequilla sola un minuto e incorporar el azúcar en dos partes para facilitar que se integren.

Cuando tenemos la mantequilla y el azúcar bien mezclados, vamos incorporando los huevos, uno a uno, siempre esperando a que el anterior se haya integrado en la masa antes de incorporar el siguiente. Después echamos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja (si usáis batidora de mano podéis hacer movimientos circulares a la vez para incorporar aire a la masa). Vertemos entonces la leche con el extracto de vainilla y volvemos a batir. Finalmente incorporamos la otra mitad de la harina y volvemos a batir a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea. Sólo nos quedará incorporar las fresas.


Mezclaremos suavemente con una espátula hasta conseguir la masa de nuestras cupcakes.


Repartimos la masa en las cápsulas y horneamos unos 20-25 minutos o hasta que un palillo salga limpio pero procurar no abrir el horno antes de los 20 minutos de horneado o corremos el riesgo de que nuestros cupcakes se bajen.


Como siempre decimos, cada horno es un mundo… y el mío es una galaxia. No tengo un horno convencional, tengo uno más pequeño de sobremesa con el que me manejo y hago todo pero que tiene ciertas peculiaridades a la hora de hornear. Si es vuestro caso (tenéis toda mi solidaridad) tendremos que tener en cuenta que al tener las varillas como fuente de calor y a una distancia menor de la tarta o cupcakes, la temperatura tendrá que ser menor y el tiempo de horneado mayor.

Una vez horneados los dejaremos enfriar sobre una rejilla mientras preparamos el frosting.


Para el frosting he cogido la receta base de la crema de queso a la que le he añadido un toque de Nesquik de fresa. Aunque es la receta original el frostin es el de mantequilla básico con fresas naturales trituradas, opté por no incorporar fruta fresca por el riesgo a que se corte, y aunque tiene remedio incorporando más azúcar, eran más los pros a cambiar el tipo de cobertura.


Los INGREDIENTES son:
  • 120 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 300 gr. de icing sugar o azúcar glassé 
  • 125 gr. de Philadelphia (no light) 
  • 1 tsp (cucharadita) de leche semidesnatada 
  • 2 tbsp (cucharadas) de Nesquik de fresa 
PREPARACIÓN: 

Tamizamos el azúcar y lo batimos con la mantequilla y la leche. Aquí, como antes, opto por trabajar la mantequilla sola e incorporar el azúcar en dos tiempos para facilitar que se integre completamente. Añadimos luego el queso, que tiene que estar frío, y lo batimos todo primero a velocidad baja y luego a velocidad alta hasta obtener una textura cremosa. Finalmente le incorporamos el Nesquik (yo le hecho las dos cucharadas pero vosotr@s hacerlo al gusto) y volvemos a batir a velocidad alta unos minutos. Cuanto más batamos mejor nos quedará. Para conseguir un color más rosita le añadí una gota de colorante rojo (Wilton). Antes de meterlo en la manga y decorar los cupcakes lo metemos en la nevera un rato.

Para decorarlos yo uso una manga pastelera desechable y la boquilla 1M de Wilton (una de las mejores adquisiciones que he hecho recientemente) y vamos cubriendo cada cupcake.


Si las queremos con la “puntita” dentro lo haremos de fuera hacia dentro y si los queremos con una forma más bonita (a mí me gusta más) lo haremos de dentro hacia fuera en el sentido de las agujas del reloj (buen tema para un futuro tutorial).

Y aquí os dejo unas cuantas fotos del resultado...




Quedan muy esponjosos y un sabor muy suave.

Salut!

No hay comentarios:

Publicar un comentario